Louise Bourgeois en Bellas Artes

Tiene la facultad de impresionar. A la distancia uno percibe que es una araña gigante. Ha acompañado importantes edificios museisticos del mundo. Ahora se encuentra a la entrada del Palacio de Bellas Artes de la ciudad de México. es el guardían para entrar al mundo del arte, al mundo de una inquietante creadora: Louise Bourgeois.

Al contemplar su exposición descubrimos una artista plena, de esas que han llegado a descubrir un estilo propio gracias a descubrirse así mismas. A la manera de Remedios Varo, Louise nos hace vivir en sus obras su existencia no exenta de preocupaciones y obsesiones que se plasman en inquietantes obras. Trasciende el plano de la pintura y se adentra en aquello que dejaríamos de llamar meras instalaciones. sus obras son objetos integrales que se han apoederado de los materiales de su infancia y de su familia, sobre todo la tela y los hilados. Y a la manera de una araña tejedora no crea nichos de intimidad en los que deambulamos y sentimos las emociones vividos en diferentes momentos por la artista. Y las referencias son claras pero a la vez lo que nos transmite es muy complejo porque está en la profundidad de su pensamiento. Tiene que ver con las relaciones con su madre, con los seres humanos, con la sensualidad y la sexualidad. Sin ser agresivas ni grotescas sus obras interpelan nuestras propias inquietudes. Por eso será que lsa vemos una y otra vez y les encontramos una riqueza a pesar de su aparente sencillez.

La obra de Louise Bougeois en el Palacio de Bellas Artes es una oportunidad de confrontarse con obras en verdad contemporáneas y no con remedos de propuestas pretensiosas. La originalidad de la exposición Petite Maman en el Museo del Palacio de Bellas Artes radica en descubrir como la entrega de un ser al arte cuando es plena y genuina da como resultados una comunicación con las personas que la miran. El conjunto de las obras que conforman esta exposición apelan a los sentidos pero a nuestro pensamiento en donde guardamos recuerdos similares de relaciones afectivas complejas. A fin de cuentas quien no pelea frente al recuerdo y la relación conla madre o el padre. Lo valioso es como Louise logra trascender la dependencia y las emocines para volcarlas en materiales tan dificiles de manejar como la tela o la costura. En la confección, en la elboración de las obras está por supuesto también la clave del arte que ella ha logrado. Esos pequeños cuerpos que se entrelazan en obvias relaciones eróticas tiene un aire de inocencia por la forma y el color del tejido, como si fueran delicados muñecos que recuerdan los juegos infantiles.

Pero las esculturas en bronce también son de una delicada y profunda calidad, la araña de la que hablamos oJanus Fleuri son ejemplo de ello. En particular esta escultura flotante inquieta por integrar dos “alas fálicas” que se tocan al centro por el sexo la mujer. Lo masculino y femenino  integrado en una interpreteación simbólica de lo erótico. Y las interpretaciones es lo más enriquecedor en laobra de Bourgeois, interpretaciones filosóficas, estéticas, psicoanáliticas o tan sólo por la serie de referencias que nos pueda provocar.

Lo desafortunado parece ser es el escazo público que está llegando a una exposición a todas luces de alta calidad de arte contempráneo. Ojalá en los días que le quedan esta situación pueda remediarse.Imagen

Foto: Excelsior

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Cultura independiente en la ciudad de méxico

DSC_3634Palabras en el Foro de Cultura Independiente de la ciudad de México. 20 de noviembre de 2012

Una de las vialidades más importantes en esta ciudad es la avenida de Los Insurgentes, cruza de lado a lado esta urbe, por la cual circulan miles y miles de habitantes de esta ciudad. Parafraseando el nombre de esta calle, pensaría que otra viabilidad de la ciudad es la de la cultura realizada por la importante  actividad de Los Independientes, aunque no tengan avenida.

Organizar un Foro de la Cultura Independiente de la ciudad de México tiene enriquecedoras posibilidades de reflexión sobre diversos aspectos de la vida en esta ciudad, pero también evidentes dificultades.

En sentido conceptual, habría que dar por sentado ciertas convenciones o atrevimientos de nuestra parte para sortear lo que parece inabarcable. Primero debemos abordar la explicación de nociones para ubicar el punto de partida de nuestra reflexión. Tres de ellas fundamentales:

La geográfica.

Pensar que se puede hablar de toda “la ciudad de México” precisamente como un bloque monolítico, como un todo es por demás iluso, como pensar que se puede circular por toda la ciudad en un solo día. Mucho más porque esta es una ciudad de ciudades con su multiplicidad de componentes, estructura, habitantes y costumbres ejemplo de la diversidad cultural.

La definición.

Cultura es un término en  apariencia muy amplio,  pero también preciso. Definir cultura es siempre una actividad, entre necesaria, aventurera y ociosa. Variados puntos de vista pueden ser empleados .para su definición pero en los hechos sabemos de lo que hablamos porque conocemos a la cultura, como el magnetismo, por sus efectos, por las manifestaciones culturales.

Así es más práctico hablar de las expresiones cultuales que caracterizan a una comunidad, a un territorio, barrio o colonia que practican grupos artísticos o sociales, expresiones llenas de contenidos culturales.  La cultura está constituida por las culturas reconocidas a través de expresiones culturales con contenidos culturales, valores simbólicos que son apropiados o consumidos de manera individual o colectiva, Que van de una generación a otra, de un barrio a otro, del centro a la periferia y viceversa.

Las expresiones y contenidos culturales fundamentan la diversidad cultural. Luego podemos reconocer que la riqueza de esta diversidad está dada por el conjunto de agentes culturales: artistas, promotores, grupos de artistas, colectivos, agrupaciones sociales (vecinales, estudiantiles, ONG, etc), espacios culturales, entre otros. Todos con la cualidad de independientes.

Nos llama a hablar del tercer elemento a definir, aunque sea de manera somera:

Lo independiente.

Debemos decir que son “independientes” los actores culturales que mencionamos generadores de expresiones y contenidos culturales que tienen una organización propia, decisiones autónomas aunque manejen recursos que no son propios, con mucha frecuencia, recursos públicos. Lo que parece una contradicción o un argumento para no apoyar los proyectos independientes es a fin de cuentas su fortaleza. La posibilidad de diseñar y ejecutar proyectos culturales con una idea autónoma pero con el empleo de recursos públicos lo que dimensiona la idea y la vincula a la sociedad. La independencia no significa no depender de nadie, no es una condición de autismo que no tiene contacto con nada. Al contrario, existen vínculos más estrechos con necesidades y demandas de comunidades específicas. Porque la visión de las independientes parte de la realidad cotidiana de una ciudad.

Los independientes son parte de las organizaciones de la sociedad civil, son parte del tercer sector, más transparente, sin burocratismo, ni intereses aviesos que caracterizan a los otros dos sectores: el de las instituciones públicas (sector público) y el de las empresas comerciales (sector privado). Sin maniqueísmos que traten a unos como los malos y a otros como lo buenos de la película, sí hay dinámicas e intereses diferentes.

Hay que considerar que se es independiente siempre en relación a un punto de referencia. Como el movimiento que se verifica en relación a un punto estático. La independencia se da en relación a un referente que con frecuencia es el poder político, social o económico. También se pueden buscar la independencia artística para romper con estilos o técnicas que consideramos opresoras de todo cambio.

Ejemplos de la diversidad cultural y de la visión más amplia son los espacios independientes. A menudo se trata de agrupaciones culturales que buscan su propio espacio  como consecuencia lógica de pensar a largo plazo, de buscar la sostenibilidad de sus proyectos. Temporadas más duraderas (en el caso de artes escénicas) con un público continuo. EN Ocasiones de la idea de la promoción y difusión pensadas para responder a una comunidad o modelos de empresas culturales (escuelas, galerías, teatros, etc.) que ven formas de generar recursos y empleos culturales.

Aquí hay planteamientos más perennes, una perspectiva más amplia y duradera que las posibilidades temporales de programadores institucionales que sólo ven el compromiso de programar fines de semana sin pensar para quien van dirigidas sus actividades.

Podríamos decir que la cultura independiente se construye con el conjunto de proyectos independientes organizados por agentes independientes: artistas, promotores, grupos, asociaciones sociales y culturales que realizan actividades con valor simbólico en espacios autónomos, propios o prestados por instituciones públicas o espacios ciudadanos.

Una vez de esta caracterización general podemos hablar de las condiciones que sostienen a la cultura independiente. Podemos hablar de un impulso creativo. De manera similar a lo que mueve a los artistas: sueños, deseos que se convierten en objetivos específicos. Los proyectos independientes parten de un deseo, de una necesidad, de retos que establecen personas de carne y hueso, artistas y/o promotores. Se planean y producen por personas con experiencia y conocimientos, o las motivaciones para adquirirlas.

Sabemos que esto no es suficiente, necesitamos recursos. Desde luego el principal es el humano. Pero para que un sueño se haga realidad necesitamos el despliegue de recursos económicos, infraestructura, políticas culturas y leyes justas e inteligentes. Es en estos terrenos en donde la cultura independiente en la ciudad de México enfrenta las más fieras batallas en el desierto para poder existir.

Como generadores de ideas, los promotores independientes tienen la simpatía de funcionarios y ciudadanos. Pero en otro momento del proceso necesario para realizar dichas ideas, cuando piden apoyos son vistos como soñadores idealistas que exigen demasiado.

Si la cultura es vista como entretenimiento practicada por personas que divierten y no por profesionales entonces se creer que no necesitan demasiado para existir. Así en el momento de realización de producir las ideas y hacerlas llegar a los ciudadanos experimentan indiferencia y hasta marginación.

La producción de la cultura independiente cuesta porque vale. Representa una serie de contribuciones a los ciudadanos en su vida cotidiana. Aportan bienestar, desarrollo humano, una forma de adquisición de conocimientos, valores y capacidades para las personas lo que mejora su existencia. Refuerza la identidad de las personas y puede contribuir a resarcir el tejido social tan golpeado en estos días. Desde luego también la cultura independiente tiene contribuciones a la economía de las personas, porque es una forma de ocupación laboral y creación de recursos económicos para las personas.

A la cultura independiente se le debe apoyar y no reprimir o censurar porque es una forma de hacer valer, en verdad, los derechos culturales de los habitantes de esta ciudad.  Pero como se les quiere hacer cumplir con un sistema de teatros centralizados y no con la labor de múltiples agrupaciones escénicas y musicales que van por toda la zona metropolitana. Así se puede racionalizar más los recursos limitados con los que se cuenta.

Recursos aplicados en agentes independientes sin duda tiene un mejor aprovechamiento porque reducida las fugas en enormes burocracias.

Pero desde luego sabemos que no sólo se requieren recursos económicos también se trata de efectuar decisiones políticas que tengan que ver con la definición de políticas públicas y medidas legislativas. Las demandas las conocemos, medidas reglamentarias que traten los espacios independientes verdaderamente como centros culturales y no como antros objeto de extorsiones para eliminar toda la serie de obstáculos para poder operar con normalidad. Ya sabemos es más fácil abrir un bar, un tugurio que un teatro, que siempre debe tener el eufemismo de centro cultural.

Al igual como pasa en la Economía que es sostenida de manera mayoritaria por las PYMES en la generación de la actividad productiva y de empleos. También en la cultura en esta ciudad supongo que la difusión y promoción de la cultura recae en la labor de los individuos y organizaciones que construyen y llevan a cabo actividades culturales independientes.

Para que se siga sosteniendo la actividad cultural en general es necesario apoyar abiertamente la cultura independiente en la ciudad de México sin el temor de las instituciones de sentir la competencia. El apoyo debe ir a grados más racionales y estructurados de incentivos para el fortalecimiento de espacios agrupaciones independientes con un aliento a largo y mediano plazo. No con la inmediatez de pagar una o dos funciones cada semestre.

Con la promulgación de una ley de espacios culturales, con la liberación del espacio público, el principal escenario de las actividades de la cultura independiente.

También con el apoyo a la profesionalización y el estímulo de aquellos que se quieran convertir en empresas culturales. Una opción organizativa, no la única, ni tampoco como una obligación burocrática.

Otra manera de apoyo es precisamente reducir la burocracia que tiene su forma de existir en el exceso de trámites que meten la actividad de los independientes a una inercia que va desgastando su trabajo creativo y de integración a la sociedad.

La cultura independiente en la ciudad de México es muy amplia y diversa lo que la sostiene es la creatividad de la gente, es necesario fortalecerla a través de apoyos firmes y continuos.

Desde luego que la fortaleza esta en la propia gente entonces es necesario crear acercamientos de colaboración entre los propios profesionales y gente con proyectos culturales independientes. Crear redes que propicien la asociación y la colaboración en proyectos comunes.

Esto también hará crecer la vida democrática en la ciudad, ya que apoyar a los independientes es apoyar el desarrollo de más y mejores ideas. Lo que nos conduce a la regeneración de la ciudad. A hacerla crecer no sólo territorialmente, sino en la vida creativa en formas de convivencia que atenúen la pobreza y marginalidad. En formas que nos lleven a vencer la incertidumbre y delineen un mejor futuro.

La cultura independiente en la ciudad de México con su diversidad puede contribuir sin duda a mejorar el bienestar de las personas que habitan esta ciudad.

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenimiento, Politica, Politica cultural

A Lupita con todo mi amor

Melissa Cisneros dirige La Mecedora, plataforma de artes escénicas, con las que realiza una serie de proyectos de curaduría y producción de obras interdisciplinarias. Pero sobre todo es una intérprete de arte escénico que aprovecha la reflexión sobre el arte contemporáneo no para elaborar enormes mamotretos discursivos,  para llevar a escena obras con una profunda entrega emotiva, corporal e intelectual.

Lo que ahora se ha dado por llamar como arte emergente a menudo se regodea en la idea y el discurso. Uno lee sesudas disquisiciones sobre la importancia del proceso sobre el resultado, la ruptura de códigos preestablecidos, el rechazo a las jerarquías y a la idea de representación entre un largo etcétera. Sin embargo, cuando uno ve las presentaciones parece que estamos frente a ejercicios simples, meros esbozos o simplemente ante las limitaciones de expresividad en el desarrollo de ideas creativas.

Así que cuando vemos relación entre lo que se plantea y lo que se presencia en escena hay una satisfacción y desde luego una fe en el arte emergente.

Emerger, puede tener varios significados. Yo encuentro la imagen de salir de, se puede salir de lo convencional, pero desde luego conociéndolo. No se rompe la nada, siempre hay una referencia en terrenos artísticos. Se puede también surgir, aparecer cuando no hay una existencia previa. Es decir, el arte emergente es el de los jóvenes talentos que aparecen.

Melissa aparece en el panorama de la danza mexicana como una joven creadora comprometida con las ideas pero sobre todo con una fuerte presencia en la escena. La eterna relción entre fondo y forma. En A Lupita con todo mi amor, hay una interpretación que busca presentar a un cuerpo ¿femenino? presente en un contexto que lo determina, (el dancístico) pero que es capaz de modificarse a su antojo con la fortaleza que las imágenes dan pero también con la energía del movimiento.

Ella parece ir a contracorriente de las tendencias que se oponen al movimiento, a la expresión de la técnica en el escenario. Como si ese fuese la única posibilidad creativa del arte emergente, la oposición desmedida a toda técnica. Desde luego Melissa desarrolla su propia técnica, no hablamos de las convenciones del ballet, de pasos prefigurados pero si la exploración del movimiento y del cuerpo. Suele esto tomarse también como un prejuicio, el no tener hallazgos significativos para expresar en escena es motivo de la continua búsqueda que no necesariamente debe encontrar. Pero Melissa si encuentra.

La vemos articulando un discurso que se mueve entre la ironía de su propio cuerpo. A través de mostrar su rostro cubierto de cabello, ocultando su identidad, pero a la vez dándole otra una más genérica. Como interpretación de lo que significa este podemos decir que es el anonimato de las personas en su deambular cotidiano o las consecuencias de la enorme violencia que vivimos.

Ya con su pelo sobre el rostro, que de esta manera ha adquirido una significación y una mayor proyección la interpreta busca dislocar la estructura de su cabeza, al jugarnos impresiones de ilusiones ópticas. Camina en cuatro manos (o pies) y la cabeza cambia de centro y así no sólo atrae nuestra atención sino ha generado una imagen en movimiento esencia de la coreografía. A esta figura se agregan imágenes sonoras logradas por el uso de un micrófono colocado en su boca. Se aprovecha la sonoridad de su propio jadeo para crear una ambiente inquietante. El movimiento provoca el sonido que escuchamos a través de una bocina portátil.

En otra parte al vemos ya sin el recurso de su cabello en el rostro, entregando lo mejor de su interpretación con una serie de movimientos que se logran dentro de un cuadrado de sillas donde nos encontramos como espectadores. La proximidad no permite engaños, la cercanía nos da la posibilidad de sentir la energía de la interpretación y la calidad de los movimientos que nacen como un deambular y poco a poco se van complejizando en estructura y composición.

En A Lupita con todo mi amor, Melissa Cisneros vuelve a resolver de manera creativa el enorme enigma que se ha planteado en sus obras, responder ¿qué nos mueve?. A ella le mueve un gran compromiso con la creación con una entrega interpretativa que le permite ser un arte emergente genuino.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lo mejor de año

Hace unos meses una revista en México se dió a la tarea de publicar las listas de los mejor en a cultura en nuestro país, no sólo de un año, sino de todas las épocas. Las listas canónicas de disci’linas artísticas. Esto me pareció una acción ociosa. La idea de lo mejor tiene que ver con una idea del consumo, de la competencia y de ofrecer “virtudes” que otros comparten para sentirnos satisfechos en la compra de algún “producto cultural”.

Las listas de lo mejor siguen la lógica del deporte de competencia que quiere encontrar siempre al “número uno”, al mejor.Si aceptaramos la idea de la competencia tendríamos que aeptar reglas de clasificificación y elementos para juzgar que algo o alguien ocupe un lugar preponderante. Sin duda no podemos negar la idea de calidad, aquello que nos hace eegir un libro sobe otro, por el tema, la capacidad de desarrollar una histoira, manejo del lenguaje y a finde cuentas la conformación de un estilo. Esto nos hace decidir una lectura sobre otra y refrerir a un autor sobre otro.

Sin embargo, sabemos que a menudo los criterios tienen que ver con el mercado. Un escritor, un pintor que ha tenido obras de calidad y momentos de éxito en cuanto a lectores es seguido en el resto de sus creaciones aunque no tenga la misma calidad. Pero sobre todo los motivos pueden ser de mera mercadotecnia, las técnicas para vender a tar o cual autor, sin importar la calidad.

No obstante de decirnos continuamente que el mundo es global, los mercados culturales. pueden ser locales. Esto se ve al comparar los libros de mayor éxito en España y México. No tienen mucho en común. Lo que si sucederá una vez que se ha dado a conocer la lista de éxitos en España que veremos su venta en nuestro país. Desde luego, en otras disciplinas artísticas es fenómeno es más evidente. ¿Que tiene que ver la cartelera teatral de la ciudad de México con la de Madrid o Barcelona? En un tiempo tenía qu ver más con la de Nueva Ypr, pero ahora es una cartelera muy atípica. Y luego de entre tantos títulos estrenados como podremos encontrar lo mejor.

La pregunta obvia sería ¿mejor para quien? Los públicos son muy diversos y las listas canónicas las suelen elaborar los especialistas. Entonces hay discrepancias que suelen resolverse con dos listas: una de especialistas y una del público. Los puntos de coincidencia suelen ser muy raros. Ya sabemos la tendencia de los creadores a realizar obras para especialistas sin importarles el púbicco, pero también aparece el otro extremo el de los autores que realizan sus obras sin importarles la crítica. Y así se han dado fenómeno editoriales, uno reciente es HArry Potter o Los juegos del hambre.

Mis apuestas por lo mejor del año tienen que ver a menudo con rellecturas de libros o películas, no necesariamente con estrenos. En la danza y el teatro es más evidente con revisitar a autores, remontajes o conocer aqueloo que no conocía, como por ejemplo a Elisa Carrillo y sus diversas facetas interpretetivas. Y a fin de cuentas tambien nos sentimos bien con alguna exposición que revisita a los clásicos. Aunque en este terreno me contradiga y crea de especal valor la exposición de Gottfried Helvnvein en el MUseo de San Carlos, la primera ocasión que está en México y en América Latina.

Lo mejor también será la lectura, el concierto, la obra de teatro o danza, la exposición por venr y que nos permita sorprendernos con las posiblidades del arte y la cultura en nuestras vidas. Veremos lo mejor del año, este año que comienza.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Dos décadas de DanzaDance

¿Quién no ha publicado en Danzadance?

Corría la década de los noventa, las postrimerías del siglo XX cuando se avizoraba la llegada de otra era o el fin del mundo. En materia de cultura, la creación de una nueva institución de difusión de la cultura probaba sus primeros años, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Pronto también se inauguraría el Centro Nacional de las Artes y se daría el traslado de las escuelas profesionales de educación artística del INBA a este nuevo recinto. Las agrupaciones artísticas profesionales de danza contemporánea irían al cierre de su ciclo denominado “independiente” y el aprovechamiento de los recursos que el gobierno ponía a disposición a través de convocatorias de lo que dio por denominarse Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

En la promoción y difusión de la danza se incorporaba el uso de las nuevas tecnologías, entre ellas el video. La promoción dejaba el papel y entraba al ciberespacio a la red. Las carpetas de papel eran sustituidas por sitios en la web; el fax y las llamadas telefónicas por los correos electrónicos. Hoy esto nos parecería una obviedad, pero desde luego existieron antecedentes de lo que conocemos ahora. Así es antes no había becas ni internet y la promoción del arte escénico existía.

Como casi siempre hay un antes también existen los iniciadores que con actitudes innovadoras proponen acciones pioneras. En el uso del internet como un medio de difusión y promoción de la danza tenemos en México un antecedente que hoy debemos celebrar: Danzadance. Esta iniciativa la propone una maestra de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea: Rocío Barraza, ella creó un sitio en internet cuando no sabíamos ni siquiera que era eso. Le puso como nombre simplemente danza en diferentes idiomas: Danza Dance Danse Dans Tanz. Esto la posicionó inmediatamente en las sendas del ciberespacio y de la cultura globalizada. Más rápido en el extranjero que en nuestro propio país. Primero porque Rocío aprovechó las posibilidades del medio tecnológico y de comunicación. Entendió la idea de los llamados “buscadores”. Pero sobretodo de los contenidos que ideó y por la facilidad de comunicarse en inglés con quienes, del extranjero, querían tener interlocución con gente de danza de nuestro país.

En México la comprensión se fue dando paulatinamente, por la lentitud con la que aprovechamos las nuevas tecnologías en nuestro país, también por grado de acceso a estas que tiene nuestra población. Pero también por el ego de varios miembros de la comunidad dancística que no ven la utilidad de un medio si este no habla de ellos o de su obra.

Y si al principio DanzaDance tenía muy focalizado su incidencia. Era un sitio  que atendía una comunidad estudiantil y académica, la de la escuela de danza del Cenart. Pero inclusive ahí tuvo obstáculos para que le otorgara sólo el reconocimiento como un medio de difusión de la escuela.

Desde sus primeros días se alojaban fotos, noticias, enlaces a otros sitios, recomendaciones de libros y artículos especializados de maestros de danza sobre enseñanza y metodología. Se hospedaba en el ya mítico Geocities, que daba este servicio de manera gratuita antes de que se diera el “boom” del pago en la realización de páginas web. La dirección era: http://www.geocities.com/Vienna/1854. Luego se mudó, a donde aún podemos encontrarlos, www.danzadance.org. Transformada en una Red Internacional de Promoción y Difusión de la Danza y las Artes Escénicas.

La primera intención de Rocío fue probablemente la comunicación dentro de su propia comunidad y establecer la comunicación con lo que sucedía en el mundo de la danza en otras latitudes y que la danza de México se comunicará con profesionales y amantes de la danza de otros territorios. Y lo logró. El sitio se convirtió en un medio de intercambio cultural y la posibilidad de que los alumnos de la Escuela de Danza fueran conocidos y obtuvieran becas para estudiar en el extranjero. Claro que a través de la mediación de la maestra Roció Barraza que sabía que convocatorias se debía atender por su calidad y seriedad. Sus contactos tocan diversos puntos de la geografía mundial: Desde Nueva Zelandia, Dinamarca, Quebec o Miami. Vínculos en la actualidad desandados por las políticas culturales que nos remiten a un desempeño profesional de un pueblito marginado en un mundo globalizado con la necesidad de contactos y comunicación fluida entre estudiantes y profesionales de las artes.

El proyecto ha crecido gracias a la inteligencia y dedicación que la maestra ha dado a Danzadance. Ella ha tenido la virtud de seguir una inteligente estrategia de adaptación a los propios cambios de las nuevas tecnologías. Por ejemplo, antes del furor de Twitter, Danzadance tiene cuenta desde 2009, pero nosotros no. Espero pacientemente y ahora es el medio donde más crecimiento tiene.

Rocío Barraza ha aprovechado diversos medios dentro de la red. Uno de los primeros fue la creación de un grupo en Yahoo que ayudó a su proyección dentro del medio dancístico nacional. Un grupo de interés particular de profesionales del arte de todas partes del mundo pero sobretodo de México. Ahí nos inscribimos miles de profesionales, aficionados y gente de danza que vimos en este grupo la posibilidad de estar en contacto y compartir información y nuestras inquietudes en relación a la danza. Y por supuesto que se ha logrado con creces.

No había acontecimientos de la danza en nuestro país que no se diera a conocer a través del grupo de Danzadance: estrenos, cursos, becas, etc, ahí se daban a conocer con la simple acción de escribirlo en el sitio y Rocío, asumiendo su papel de moderadora, publicaba. De aquí la frase: ¿Quién no ha publicado en Danzadance?. La publicación, en ese momento porque Rocío se dio a la tarea de resolverlo, se daba sólo en el formato de textos y a pesar de que crecía el diseño de páginas y sitios en internet no se echaba de menos las imágenes, lo fundamental era la información. También había la posibilidad de crear directorios y aprovecharlos y luego también subir carpetas con mayor información.

Entre las diversas cualidades que nos daba (nos da, porque aún está vigente) el grupo de Danzadance de Yahoo se encuentran:

Ser un órgano informativo

El pregonero de una comunidad artística que anuncia que está sucediendo y que avisa lo que va a suceder. A falta de inserciones en medios impresos o electrónicos, de publicidad pagada, se constituyó en la cartelera para aprovechar y anunciar lo programado casi a diario. Aquí la virtud extra fue la de incorporar la dimensión territorial amplia. Conocimos lo que sucedía y a artistas, maestros y grupos de otras entidades del país. Incorporándose así al imaginario colectivo, al intercambio de ideas y actividades

Intercambio de reflexiones y el debate.

Grandes discusiones se dieron en este espacio, en el terreno artístico o de la gestión de la cultura. Algunas importantes para proponer incluso el ajuste de programas e iniciativas gubernamentales.. Siempre con el respeto de las ideas a cuestas, aunque en algunos momentos llegamos al acaloramiento. Lo que se necesitaba a menudo era mucha paciencia para leer y poder ser leído. Enormes cadenas sobre temas específicos se fueron armando a través de la participación de la gente de danza. Recuerdo que en este espacio hemos discutido el tema de la seguridad social de la gente de danza. Luego hay que admitir dejamos un poco los debates en forma de dialogo, al aparecer otras redes, que aunque más inmediatas a veces pierden rigor expositivo debido a la premura del tiempo o al educido espacio que las ventas de Facebook o Twitter nos dan.

Apoyo de la educación artística

Nace como apoyo a una escuela y sigue apoyando la labor educativa de los centros del INBA, pero sobre todo de academias y escuelas independientes. Contribuye a una de las necesidades principales de los bailarines el entrenamiento continuo. Habría que ver la cantidad de cursos que han sido publicados de todos los géneros, estilos, de todas las búsquedas y encuentros con el desarrollo de la capacidad de la gente de danza. Inclusive ahora, participa con eFelDanse y su importante concurso de danza a través del otorgamiento del Premio Danzadance.

Espacio de convergencia

Danzadance como la danza misma es plural, apoya a todos los géneros y estilos.  Es un espacio sobre todo profesional, pero permite que los amantes de la danza tengan posibilidades de participación. Acercan, a través del conocimiento y la información a las más diversas posiciones. Fiel al espíritu de la web, en Danzadance nos sentimos con las posibilidades de una igualdad, aunque sea temporal, que nos da la comunicación horizontal.  Pero sobre todo, un sitio donde se defiende la posibilidad de asumir posturas.

Medio confiable

Por ser manejado de manera independiente y altruista. Los recursos técnicos, el aprendizaje de su aprovechamiento provienen del bolsillo y tiempo valioso de la maestra Barraza. Pero sobre todo uno de los recursos más valiosos es su imparcialidad y falta de intereses ocultos. Muchos portales de danza existieron después de Danzadance, pero no hay tenido sus alcances por anteponer el interés económico al de contenido. Hay portales que primero te cobran el espacio y luego resuelven su funcionalidad. Rocío a través de Danzadance nos dio un medio de comunicación confiable.

Comunicación visceral

También es cierto que este espacio no ha estado exento de ataques arteros y chismes que se perpetraron contra algunos integrantes de nuestra comunidad, aprovechando las limitaciones o el falso recurso del anonimato. Esto a pesar de que en gran medida Rocío siempre procuró moderar. Pero ante el crecimiento de los participantes en el grupo su control se hacia cada día más difícil.

Espacio de la ética profesional

Pero también ha sido un recurso de denuncia de abusos de funcionarios y de gente de danza (seguido aparece el aviso de falsos promotores que abusan de la buena fe de los bailarines) Evitando así el riesgo de” trata de blancas” a través de trampas con apariencia de audiciones. . Pienso que ahora estamos más vulnerables con sólo el hecho de “compartir” en las actuales redes sociales.

Admito que yo he  utilizado el grupo de Danzadance como un espacio de debate y también de reflexión en cierta medida suplía la falta de espacios editoriales en otros medios (los impresos por ejemplo) y anticipó lo que luego aparecería con gran furor: las publicaciones de blogs. Nos leíamos, y esto sí en tiempo pasado, y compartíamos (de manera más directa) ideas y propuestas para beneficio de la comunidad de danza.

Insisto que Rocío ha aprendido a adaptarse a los cambios, debido a su enorme curiosidad y capacidad de aprender las formas de manejo de todos los recursos que da la red.

Estas cualidades han permitido que Danzadance creciera de manera lógica hacia las redes sociales y que sea un medio que se le aprecia. Hoy podemos encontrar una página de Danzadance con 15,000 integrantes o en Twitter con más de 3,000 pero también está en Hi5, en Youtube, en Sónico, usa ya Instagram y en cuanta red social se puedan imaginar.

En las principales redes sociales: Facebook y Twitter aprovecha sus recursos. Aquí las imágenes de danza, una de sus grandes cualidades, las aprovecha como medio contundente de promoción. El enlace a videos, fotografías o biografías es más intenso y directo. La redacción de 140 caracteres o menos nos lleva al enlace de noticias o texto. Rocío Barraza nos comparte el mundo de la danza y también ahora avisos de las artes en general. Le ha dado especial ayuda a Conaculta e INBA a través de un convenio que estableció con estas instituciones que les da la proyección que a veces sus propios gestores de medios no logran.

Su presencia como medio de promoción de la danza en México es innegable e imprescindible. Aunque ahora existan tantos que emulan su labor o quieran colgarse la moneda de iniciadores o de ser los únicos en el titánico esfuerzo de promover el arte en nuestro país. Y desde luego sufrió el mal que aqueja a la creatividad, la copia, no la imitación, sino la vil copia que tomaba partes completas de Danzadance para abrir otros sitios. Entonces “clonado” varias veces y tuvo que afrontar disputas por derecho de autor. Pero ahora, si bien no lo “clonan” vivimos el riesgo que cada quien arma su propio “grupo”. Ahora se ha atomizado el esfuerzo de promoción de la danza, con muchos esfuerzos dispersos de promotores nacidos con las redes sociales que no comprenden la importancia de la colaboración en el arte.

La influencia de los medios electrónicos y el internet en nuestras vidas ya se estudia por que es innegable la forma en que nos ha cambiado la existencia. Yo agradezco, por ejemplo, la posibilidad de ver en video, vía el internet, pasajes de obras mencionadas en la historia de la danza o ilustradas a través de fotografías en los libros. En esto los maestros: Clarisa Falcón o Tulio de la Rosa tienen un profundo interés. Pero desde luego este es un recurso muy valioso que se puede aprovechar a través de Danzadance. La danza, como arte escénico, se disfruta mucho más en vivo. Pero hay formas de recrear los logros y las obras del pasado. La fotografía y el video son medios para este fin. El internet es un medio de acceso de estos medios para conocer y disfrutar la danza.

Valdría la pena, como tema de investigación, indagar la forma en que Danzadance ha cambiado nuestra percepción de la promoción de danza. Así como hay la idea que aquello que no se anuncia en la T.V. También vivimos el momento de que lo que no se anunciaba no existía en el panorama de la danza nacional.  Es cierto que esta posibilidad ya no existe con la intensidad de entonces.

¿Qué influencia le ha restado profundidad a Danzadance? ¿La diversificación de medios? ¿El convertirse en un medio de la promoción oficial? ¿La proliferación de otros sitios similares?

Preguntas a respondernos, sobre todo por la intención de que Danzadance continué con la intensidad en la promoción y difusión de la danza de nuestro país en el mundo.

Rocío Barraza empezó y sigue con gran éxito su proyecto. Su cualidad está en la entrega plena a este propósito, por el amor y conocimiento que tiene a la danza. Con la vocación de la maestra que quiere el desarrollo pleno de sus alumnos y les busca los medios para que tengan retos y crezcan humanamente y profesionalmente. En la entrega anímica y física que le lleva a ocuparse de este medios por un número amplio de horas al día. Un ejemplo de libertad de expresión en la red.

Desde luego que como todo profesional que navega y experimenta en la red. Rocío y danzadance afrontará nuevos retos y oportunidades pero siempre con el espíritu de apoyo a los profesionales de la danza porque tiene la virtud de que Danzadance proviene y va a la gente de danza. No es un instrumento ajeno, sino propio de la gente de danza en México y esto a veces no se entiende a toda cabalidad.

Este año que su esfuerzo cumple dos décadas se antoja además de reconocerla como una destacada maestra de danza también una como comprometida promotora cultural. También buscar una reflexión y las acciones para celebrarla en el escenario y con la búsqueda de otras formas de promoción y difusión de la danza para que este arte exista en el ánimo y los sentidos de la gente con mucha más intensidad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Trio y cordón veinte años, Delfos veinte años


Claudia Lavista y Víctor Ruiz comentan como fueron gestando la formación de su nuevo grupo: Delfos. A partir de su convivencia como bailarines en Danzahoy de Venezuela incubaron la idea que llevaron a cabo a su regreso a nuestro país, hace ya veinte años. Llamaron Delfos a la compañía de danza que formaron, remota referencia a mitología griega de la isla de los oráculos. Pero más que dejando la concreción de su proyecto al juego del destino ocuparon una dedicación profesional para dar origen y continuidad a un destacado grupos de danza contemporánea de México.
La primera obra que crearon hace dos décadas, obra seminal de su estilo fue Trío y cordón con ella participaron y ganaron el XIII Premio Nacional de Danza INBA UAM. De inmediato se constituyó en una de las favoritas por la sorpresa de su composición y la estética que planteaba.
El título de la coreografía realizada en conjunto por Víctor Ruiz y Claudia Lavista anticipaba el leit motiv de toda la obra. Efectivamente se trata de un trío: dos bailarinas y un bailarín ¿dos mujeres y un hombre? En la ambigüedad enriquecedora en la que nos incorpora la obra no terminamos de reconocer personajes o entes anímicos, eso si vinculadas estrechamente por el otro elemento planteado desde el título: un cordón. A veces imaginario, a veces real, pero siempre como el elemento conductor de la acción, de las sensaciones y del movimiento.
En el plano de la interpretación podría decir que pienso en dos seres débiles manejados por uno más fuerte. El principio de las relaciones humanas, el principio de la selección natural. Sin embargo, lo más significativo de esta coreografía no esté en la interpretación que yo pueda dar, sino en la relevante estética que plantean los creadores involucrados.
En principio son las imágenes de los seres que se nos presentan. Cuerpos señeros ataviados con una falda de papel doblado como un acordeón con un ceñidor a la cintura también de papel. La imagen se fundamenta en los cuerpos mismos de los bailarines. Llevan el torso desnudo y una tenue capa blanquizca que hace más brillante su piel. Este vestuario diseñado por Luis Armando Castillo en parte es una estilización de una vestimenta que se pierde en los confines pretéritos de la humanidad, pero también es la simbolización del propio ser humano que cubre y descubre sus instintos y atavismos.
La música de Michael Galasso va envolviendo la atmosfera casi mítica de la relación de los personajes. Remarcada por la elección de los coreógrafos de llevar los movimientos de su composición a ritmos contenidos como semilentos pero que remarcan con claridad las relaciones y reacciones de los personajes. Eligen por posturas por amplios movimientos de brazos que se extienden como alas que se abaten, pero debajo de las faldas hay pasos que van acercando o separando a las imágenes.
Desde luego, el cordón como elemento significativo también colabora en la construcción de la estética de la obra. Es a veces sólo una sugerencia, es un hilo invisible dado por las miradas y luego por acciones de manos de la figura del más fuerte, aparición de un hilo ficticio tomado por los dedos pulgar e índice, como un lazo para atrapar el ánimo de las otras dos figuras. Forma de seducción, de dominio que define un cordón.
Los movimientos coreográficos van conformando el acecho del “más fuerte” sobre las otras dos figuras que están muy juntas. Para luego enlazarlas y conducir sus movimientos. Luego juega con ellas llevándolas de un lado a otro, antes de consumar el aparente sacrificio. Una forma de “vampirismo social” que devora la energía del otro, a través de aprovechar la debilidad de los demás.
Finalmente el cordón aparece como hilo color rojo. La posesión se completa y la figura más poderosa se lleva a las otras fuera del escenario. Desde luego está es una forma simple de describir la enorme energía que se transmite en el escenario, el poder del movimiento que va evolucionando de un ritmo contenido a la intensidad de imágenes.
Trío y cordón definirá el estilo particular de Delfos que aprovecha el espacio íntimo, el aprovechamiento de las posibilidades creativas de la música, una estética hermosa consecuente con los temas que se quieren tratar y sobretodo el poder interpretativo de sus bailarines.
Claudia Lavista, Víctor Ruiz y Omar Carrum excelentes bailarines que se convirtieron en excelentes transmisores del conocimiento dancístico ampliando así el conjunto de interpretes que han fortalecido el estilo de la agrupación. Una cualidad que además la han aprovechado para formas nuevas generaciones de bailarines y coreógrafos que han enriquecido el panorama de la danza en nuestro país.
Trío y cordón cumple veinte años, Delfos cumple veinte años de una trayectoria ininterrumpida fundamentada en el compromiso artístico que además de la huella coreográfica se ha extendido al terreno de la pedagogía y al trabajo de la promoción cultural para sostener un proyecto autogestivo.
Los mejores deseos para que Delfos y sus artistas sigan con el pundonor que les identifica a pesar de los embates de estos tiempos difíciles.
Feliz aniversario de Delfos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Elisa entre nosotros

ImagenFoto Chirsta Cowrie

Elisa Carrillo Cabrera es una destacada artista mexicana, es primera bailarina en el Ballet de la Opera de Berlín, una importante compañía de danza del mundo. Bien podría darse por satisfecha con los logros de una valiosa trayectoria. Sin embargo, Elisa va más allá, comparte sus hallazgos en el arte y lo que esto significa, con su gente, con nosotros los mexicanos.

Elisa vive en Europa, pero eso no le ha impedido regresar a México no sólo de visita sino para bailar y mostrar su desbordante talento. Así la distancia y el tiempo no se convierten en obstáculos para fortalecer lazos con el público y la gente de danza en nuestro país. De ahí que la intención de realizar  galas de ballet se potencien al grado del disfrute de una innegable protagonista de la danza. Elisa se ha convertido en sensible guía por los enriquecedores senderos de la danza.

El año empezó prodigo. En febrero, pudimos presenciar Elisa y sus amigos. Los apasionados de la danza en el Palacio de Bellas Artes. Esta función tuvo diversas cualidades, primero se constituía en el regreso de Elisa al máximo escenario de las artes en nuestro país como parte de un merecido reconocimiento que las autoridades de cultura le otorgaban. Desde el punto de vista artístico tuvo la cualidad de ser la reunión efectivamente de amigos. Artistas, verdaderas estrellas del ballet a nivel internacional con los que Elisa ha compartido escenarios y experiencias enriquecedoras. Otro detalle a destacar es la elección del programa de la noche con obras que muestran un  horizonte amplio de la danza y no sólo el repertorio tradicional, este rasgo lo repetirá Elisa en todas las galas que ha realizado en el presente año.

Ya en el mes de julio, Elisa regresó al aceptar invitaciones en Guadalajara y Chiapas. Y también pisó de nuevo el escenario del Palacio de Bellas Artes el 14 para compartir, como ella lo propuso, el escenario no sólo con los talentos de la directora de orquesta Alondra de la Parra y con el joven bailarín Isaac Hernández, sino también con otro grupo de bailarines que está destacando por su trabajo más allá de nuestras fronteras. Este es el caso de Fernando Mora, bailarín del Ballet Real Dinamarca; Javier Peña, del Ballet de la Ópera de Berlín; Humberto Montero del Ballet de Sudáfrica y Braulio Álvarez del Ballet de Hamburgo. Los invitados mexicanos se complementaron con Blanca Ríos, primera bailarina de la Compañía Nacional de Danza y Patricia Velázquez ganadora del Ópera prima en movimiento.

La Gala Jóvenes Talentos Mexicanos como se tituló el evento fue la oportunidad de conocer y reconocer la capacidad de los bailarines mexicanos de diferentes generaciones y estilos que van conformando un yacimiento de creatividad y talento ejemplo para los más jóvenes, pero también para disfrute del público. Fue un acto de justicia e inteligencia para reconocer lo que tenemos y asumir retos para mejorar aún más.

En esta Gala la presencia de Elisa fue fundamental al darle vitalidad al programa, al mostrar niveles a los que se puede llegar con disciplina y tenacidad. Al mostrar también obras inteligentes y propositivas  que contrastaban con algunos intentos tímidos de otros de los participantes.

Elisa después fue a su terruño, a la patria chica: Texcoco. En donde se encuentra una hermosa sala de conciertos que desde el 16 de julio lleva el nombre de Elisa Carrillo. Ahí llevaron a cabo otra Gala de Elisa y amigos, con una variación del programa de febrero, pero con muy buena calidad. Las veces que entró al escenario Elisa bailó con Mikhail  Kaniskin en un par de ocasiones y con Nadja Saidakova, dos excelentes bailarines con los que se intuye tiene una conocimiento y una comunicación que permite tener excelsas interpretaciones.

Si en febrero vimos a Elisa en una inolvidable Giselle acompañada de Semyon Chudin, ahora en julio bailó una Manon coreografía de Kenneth Macmillan. En ambos casos su capacidad de transmisión del sentimiento amoroso afloró. Probablemente, en el caso de Manon se subraya la delicadeza de una joven enamorada y en Giselle, la idealización romántica pero esto mismo nos hizo ver una lección de estilo, por momentos comprendí este vuelo de los seres etéreos al rescate de las personas terrenales. Quizá el sueño eterno dealgún espectador que se siente rescatado por las bailarinas de este mar de preocupaciones cotidianas.

Con la intención de compartir lo que pasa en el panorama del ballet, en el programa se incluyó un repertorio de obras contemporáneas. Vimos  bailar a Elisa:  In the Middle, somewhat elevated de William Forsythe o Kasimir´s Colours de Mauro Bigonzetti acompañada de su compañero Mikhail Kaniskin ambas han sido oportunidades de comprender las posibilidades creativas que tiene un arte, que al menos en México, tiene el prejuicio de conservador.

Pero no sólo Elisa y Kaniskin nos ofrecieron posibilidades contemporáneas. El duetto inofensivo también de Bigonzetti o el pas de deux del Ballet Le Parc de Angelin Prelojacaj o la Muerte del cisne de Mauro de Candia interpretada por Vladimir Malakhov son posibilidades múltiples de un mosaico de sensaciones y del aprovechamiento del talento interpretativo que tiene un bailarín profesional de la trayectoria de los que conforman las galas de Elisa puesto ha disposición de ideas complejas, emotivas y atractivas para la percepción del público. En su momento será oportuno hablar de cada una de ellas.

Regalos para el público, regalos para la gente de danza. Desde mi punto de vista (desde luego muy personal) estas obras podrían dar aire a los interpretes del ballet anclados en el repertorio exclusivamente clásico. Pero también , y creo sobre todo a ellos, a los coreógrafos de danza contemporánea quienes podrían considerar otras temáticas, el trabajo formal de estas obras, ampliar visiones para dejar la moda del “no danza”, de la ausencia de movimiento en sus coreografás que no dicen nada a nadie.

Elisa, en poco tiempo ha dado aportaciones que ojalá se valoren en su justa dimensión. No ha traído sólo espectáculos lucidores para llenar teatro, aunque sí lo ha hecho, y con esto hacer voltear la mirada hacia el ballet. También hace aportaciones artísticas y testimoniales sobre su estilo de trabajo. Como ejemplo para otros bailarines, pero sin la pretensión soberbia de mostrar su camino como el único que existe o sin abrogarse la declaración de ser la “única o la mejor bailarina del mundo”.

Con humildad, pero con una extraordinaria claridad de metas y de labor artística Elisa Carrillo Cabrera está entre nosotros aportando ideas pero sobre todo ejemplo de realización de actividades de danza de alta calidad para llamar la atención hacia este arte como una posibilidad de transformación de nuestras vidas y de esa imagen deteriorada que tenemos en el mundo.

Sabemos que Elisa seguirá entre nosotros con sus amigos, con su familia, con sus proyectos que se multiplican para beneficios de los jóvenes bailarines, de los de mayor trayectoria, para beneficio del público y las personas e inclusive de los funcionarios que ven en Elisa un proyecto cultural confiable para llevar a cabo sus responsabilidades.

Elisa entre nosotros, siempre.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized